Crédito fotografía: 
Cedida
El mensaje de la autoridad sanitaria es considerar una serie de variables al momento de adquirir este tipo de productos, ya que requiere de ciertas condiciones para su óptimo estado. La campaña de fiscalización se extenderá hasta el domingo 22 de septiembre.

La carne es uno de los productos más requeridos en Fiestas Patrias, por la multiplicidad de usos que se le puede dar y cuyas características de conservación deben ser consideradas por los consumidores para disfrutar la festividad y no lamentar situaciones de emergencias, ya que requieren de condiciones especiales para asegurar su óptimo estado.

Hasta la fecha, la Seremi de Salud de la Región de Coquimbo ha realizado 136 fiscalizaciones de 858 actividades contempladas, 17 sumarios sanitarios en carnicerías, supermercados y restaurantes y fábrica de empanadas y 11 decomisos, unos 310  kilogramos de vacuno, cerdo, pollo, cerdo, manteca y arrollado.

Carnes, producto con mayor decomiso

El decomiso más importante realizado por la autoridad sanitaria se registró en la comuna de Los Vilos, oportunidad donde se retuvo 135 kilos de carne de pollo de un restaurante de Pichidangui, cuya fecha de expiración estaba vencida.

Pero no solo carnes han sido retenidas por la Seremi de Salud, el martes se decomisó 42 kilos de manteca en mal estado de una carnicería del centro de La Serena. Según una investigación realizada por El Día, el recinto involucrado en esta fiscalización se trataría de Bifesur.

Recomendaciones

El seremi de Salud de la Región de Coquimbo, Alejandro García, dijo que el principal llamado radica en los cuidados que deben tener o considerar los consumidores, como fijarse en las características físicas de las carnes, en la fecha de elaboración y vencimiento, además de la temperatura en la que se encuentra, ya que las carnes y otros productos requieren de la cadena de frío.

“El llamado a toda la comunidad es que siempre consuma en lugares establecidos, donde exista autorización sanitaria y no comprar en el comercio ambulante porque no sabemos la procedencia de los alimentos ni tampoco el procesamiento”, agregó la autoridad.

La carne recién faenada debe tener apariencia marmórea, con superficie brillante, ligeramente húmeda y elástica al tacto. El olor también es un indicativo a considerar, este debe ser característico de la especie; la grasa debe ser firme al tacto y no debe contener zonas o puntos hemorrágicos. Por otro lado, la temperatura de refrigeración debe estar entre 0 y 7°C en carnes rojas, entre 0 y 6°C en carnes de ave. Mientras que las carnes congeladas deben estar a -18°C.

En el caso de la carne cocida, esta es un poco más difícil de identificar aunque ahí la mejor variable es el sabor, si el producto tiene uno extraño, ácido o amargo, lo recomendables es no consumirlo y devolver el plato.

Quienes consumen un producto en mal estado, están ingiriendo bacterias que pueden provocar infecciones gastrointestinales, cuadros que pueden ir desde leves, a complejos e incluso graves. Estos pueden presentar dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea en distintos grados e incluso deposiciones con sangre.

Las inspecciones realizadas se enmarcan en el plan  “Plan Preventivo de Fiestas Patrias 2019”, las que se extenderán hasta el 22 de septiembre y cuyo objetivo es velar por la implementación de buenas prácticas de aquellos establecimientos que expenden carnes frescas y/o procesadas.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X