Crédito fotografía: 
Cedida
Si bien hace semanas el equipo viene trabajando en la detección de variantes del SARS-CoV-2, nuevo equipamiento le permitirá identificar incluso algunas desconocidas hasta ahora. Además, se podrá hacer seguimiento de otros virus respiratorios, como la influenza, e incluso efectuar estudios sobre la genómica del cáncer.

Un nuevo e importante avance tendrá el laboratorio CáncerLab, de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Norte, al recibir de manos del centro médico Vital Medical Center, un nuevo equipamiento que será fundamental para la vigilancia genómica del SARS-CoV-2.

Se trata de un secuenciador de última generación, desarrollado por una spin-out de la Universidad de Oxford (Oxford Nanopore Technologies®), el que permitirá leer letra a letra (base a base) el genoma del virus SARS-CoV-2.

Así lo detalla el Doctor Giuliano Bernal, profesor titular de la UCN y jefe del laboratorio Cáncerlab, quien explica que “acá damos un paso que va mucho más allá de la detección de variantes del virus por qPCR, cosa que ya venimos haciendo desde hace algunas semanas, porque esa detección se hace para cepas que son conocidas. La gran diferencia que tiene la secuenciación es que va a permitir encontrar nuevas variantes, más allá de las ya descritas, lo que se conoce como vigilancia genómica. Entonces, esta tecnología posibilitará identificar nuevas mutaciones presentes en el material genético del virus”, especifica.

Según el Doctor Bernal, esto permitirá que la Región de Coquimbo se sume a la red nacional de vigilancia genómica con capacidad de secuenciación. Actualmente, además del ISP, hay solo 32 laboratorios con capacidad de secuenciación en Chile, pero de ellos, sólo unos pocos están disponibles para la vigilancia genómica de SARS-CoV-2, “no es algo que sea de rutina, es una técnica compleja y costosa, que requiere profesionales altamente capacitados para ejecutarla y posteriormente analizar los resultados, por lo que seríamos el único laboratorio en la región en realizar este procedimiento”, precisa.

Respecto de la importancia que reviste para la comunidad, indica que “va a posibilitar que las autoridades sanitarias de la región puedan conocer la evolución del virus, qué mutaciones va adquiriendo, cómo se correlacionan estas nuevas mutaciones con la conducta clínica que se manifiesta en los pacientes, con los cambios en la transmisibilidad de la infección y la evasión de la respuesta inmune. Todas estas interrogantes podrán ser abordadas a través de la secuenciación, y por lo tanto, permitirá que se tomen mejores y más rápidas decisiones sanitarias, las que irán en directo beneficio de nuestra población”.

 

Estudios del cáncer y otros virus respiratorios

De acuerdo a lo señalado por el Doctor Giuliano Bernal, “este equipamiento también permitiría el estudio y vigilancia de otro tipo de enfermedades, como por ejemplo los virus respiratorios, y en particular el de la influenza, lo que permitiría conocer, cada invierno, qué cepas de este virus están circulando en nuestra región, y tomar las decisiones sanitarias adecuadas, lo que incluso podría incidir en las vacunas que se aplican a nuestra población. Entonces, poder contar con esta tecnología en la zona nos da un salto cualitativo muy grande y marca un antes y un después”.

Asimismo, se podrían secuenciar muestras de tejido de pacientes con cáncer “y eso permitiría, por ejemplo, a futuro, pensar en medicina personalizada, es decir, los tratamientos farmacológicos irían de la mano de las mutaciones encontradas en ese cáncer en particular y para ese paciente. Esto último nos emociona, pues es lo que se está haciendo en los países desarrollados”, precisó.

 

Puesta en marcha

El jefe del laboratorio CáncerLab señala que, si bien el secuenciador ya está en el laboratorio, antes del inicio de su funcionamiento, el equipo de profesionales que estará a cargo de su operación deberá realizar una capacitación exhaustiva, que será impartida desde Estados Unidos por los expertos de la empresa que desarrolló esta tecnología. “Después que se haga la capacitación, debemos validarnos ante el ISP, que es la institución encargada de autorizar a los laboratorios para realizar secuenciación”, puntualiza.  El equipamiento fue donado a CáncerLab por el Centro Médico Vital Medical Center, a través de su Gerente General, Cristian Muñoz, en el marco del convenio que existe entre ambos Centros para el diagnóstico de SARS-CoV-2, y que comenzó hace muy poco con el análisis de variantes por qPCR y ahora se extiende a la secuenciación, por lo que esta alianza ya ha dado sus primeros frutos.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X