Crédito fotografía: 
cedida
Los profesionales buscan potenciar la alimentación segura en pacientes con vía aérea artificial, para evitar la neumonía aspirativa, desnutrición, deshidratación y/o obstrucción de la vía aérea en pacientes críticos.

Evitar neumonías intrahospitalarias, preocuparse de la alimentación enteral (por sonda) y buscar mejoras en la calidad de vida de los pacientes son algunos de los beneficios que ha generado la incorporación de los fonoaudiólogos en la atención de pacientes críticos en el Hospital de Coquimbo.

Por ello, desde julio de este año, la Unidad de Medicina Física y Rehabilitación cuenta con 3 fonoaudiólogos; más 3 profesionales dependientes de las universidades y los internos que realizan sus prácticas.  Este completo equipo ha permitido disminuir las brechas existentes y atender de forma más oportunas a los usuarios.

Sin duda, que ellos se han transformado en un gran aporte en la rehabilitación de los pacientes con problemas de comunicación y alimentación. De ahí, la importancia de la coordinación entre los profesionales de toda la red (APS-hospitalaria) para poder seguir fortaleciendo el trabajo que se está realizando en la comuna, tanto en el ámbito preventivo como de rehabilitación.

 “Crear protocolos e implementar escalas estandarizadas para entregar una atención oportuna y de calidad para nuestros usuarios es nuestro principal objetivo. Por ello nos hemos reunidos con los fonoaudiólogos de la Atención Primaria y de la Universidad Pedro de Valdivia para poder establecer una pauta de trabajo”, explicó Felipe Jiménez, coordinador de fonoaudiología del Hospital de Coquimbo.

En cuanto a la rehabilitación de los pacientes, los fonoaudiólogos se encargan -entre algunas funciones- de evaluar y determinar si los usuarios están en condiciones de alimentarse por vía oral, de lo contrario inician inmediatamente el proceso de rehabilitación para disminuir el uso de sondas enterales y fórmulas alimenticias.

“Atendemos a los pacientes de las unidades de críticas, tanto adulto como pediátrico, porque buscamos potenciar la alimentación segura en pacientes con vía aérea artificial, para evitar la neumonía aspirativa (cuando la secreción y/o alimento pasa al pulmón), desnutrición, deshidratación y/o obstrucción de la vía aérea”, explicó el fonoaudiólogo.

Este trabajo se realiza en conjunto con el equipo de nutrición, quienes evalúan y diagnostican la situación alimentaria nutricional del paciente para potenciar el estado de salud de ellos.

"Buscamos potenciar la alimentación segura en pacientes con vía aérea artificial, para evitar la neumonía aspirativa (cuando la secreción y/o alimento pasa al pulmón), desnutrición, deshidratación y/o obstrucción de la vía aérea” Felipe Jiménez, coordinador de fonoaudiología del Hospital de Coquimbo.

 “Como dupla multidisciplinaria buscamos potenciar la alimentación, sobre todos de usuarios en riesgo, como son aquellos que cursan por un accidente cerebro vascular, enfermedades degenerativas del sistema nervioso central, usuarios con vías aéreas artificiales, entre los cuales pueda verse afectada la alimentación segura a lo largo de su hospitalización. Más que enseñarle a comer, lo que nosotros hacemos es rehabilitarlo”, explicó Jimenez. 

 Este trabajo en equipo requiere una intervención continua, desarrollando distintas estrategias y habilidades para suplementar y/o favorecer una alimentación segura en los pacientes.  “La recuperación de ellos se logra gracias al trabajo multidisciplinario de los profesionales de nuestro hospital. Las atenciones no se realizan de forma aislada, sino que estas requieren necesariamente del involucramiento de múltiples especialidades”, señaló Germán López, director (S) del Hospital de Coquimbo.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X