• Estos equipos de última generación fueron adquiridos mediante el proyecto Pabellón a Punto, que implica una inversión total de 1.800 millones en distintas áreas del Hospital de La Serena
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
La adquisición de esta herramienta terapéutica permite mejorar la calidad de vida de los que sufren de esta enfermedad, generalmente asintomática, pero bastante frecuente. 

Un aparato de última generación para aplicar terapia láser más un sistema de visualización 3D fueron adquiridos con el fin de complementar el quirófano oftalmológico en el Hospital de La Serena y agilizar el tiempo de cada intervención.

El equipamiento fue estrenado este lunes con dos pacientes de la tercera edad que presentan glaucoma, un padecimiento que produce pérdida visual progresiva hasta la ceguera en caso de no aplicar tratamiento.

"La ceguera por glaucoma no se revierte, así que lamentablemente no se puede ofrecer recuperación visual, pero sí mejorar su calidad de vida”, Rodrigo Lacroix, médico oftalmólogo.

El encargado de las operaciones fue el médico Rodrigo Lacroix, quien precisó que la glaucoma tiene pocos síntomas, y usualmente es detectada cuando se ha deteriorado cerca de un 80% o más de la función del nervio óptico, “por eso son súper importantes los controles preventivos sobre la población de más de 40 años, o antes si tienen antecedentes familiares”.

Sobre los beneficios del nuevo equipo, Lacroix dijo que tiene sus indicaciones precisas, especialmente en pacientes con glaucoma avanzado y que han tenido fallas por otras cirugías.

“La tecnología láser es una herramienta terapéutica más dentro de lo que nosotros le podemos ofrecer al paciente. Es rápida, segura y sin muchas complicaciones”, acotó.

En 10 minutos se realiza la intervención de cada ojo. 
 

Perfil de los pacientes

El médico explicó que René Contreras de 73 años, uno de los pacientes operados este lunes,  sufre de ceguera en un ojo por glaucoma y entró a pabellón porque tenía la presión muy elevada, lo que le generaba dolor.

“Le ofrecimos la tecnología láser realizando un procedimiento llamado ciclodiodo para disminuir la presión ocular (…) La ceguera por glaucoma no se revierte, así que lamentablemente no se puede ofrecer recuperación visual, pero sí mejorar su calidad de vida”.

A la otra paciente, Elizabeth Guerrero, quien tiene múltiples cirugías oculares y una de ellas es por glaucoma, se le ofreció el tratamiento láser para mantener el porcentaje de visión que aún conserva (ojo derecho 25% y ojo izquierdo 40%), porque una nueva intervención representaba un riesgo, según precisó Lacroix.

Antes de entrar al pabellón, Guerrero de 70 años de edad, comentó que desde 1992 fue diagnosticada con glaucoma y la primera vez fue operada en Santiago.

“Hace como dos meses vine a control, el médico me dijo que estaba un poco mal porque tenía la presión alta y me recomendó la terapia láser (…)  Yo ya estoy acostumbrada, con el glaucoma es delicado entonces hay que hacerlo no más. No se siente dolor, pero desde hace tiempo veo menos“, contó.

Mejorar el servicio en el hospital

El equipo con el que se aplica la terapia láser tuvo un costo de casi 24 millones de pesos y es el segundo que se instala en un establecimiento público del país.

Rocío Ramos, ingeniera biomédica encargada de los equipos en el centro de salud serenense, detalló que esta herramienta funciona a través de la emisión de micropulsos de baja energía,  es mínimamente invasivo porque no requiere del corte de tejidos, además evita el riesgo de  inflamaciones, infecciones o hemorragias intraoculares.  

Por otra parte, el sistema de visualización 3D, con un costo aproximado de 66 millones de pesos, será utilizado para distintos tipos de cirugía y consiste en una cámara que se asocia al microscopio quirúrgico más una pantalla que mejora la visualización de las estructuras del ojo, y ayuda también a que el médico tenga mayor precisión al realizar la intervención. 6101i

“El ladrón invisible”

El glaucoma es la principal causa de ceguera a nivel mundial y como no presenta síntomas se le denomina ‘el ladrón invisible’.

El principal factor de riesgo para esta enfermedad es el aumento de la presión ocular y es el único factor tratable. La población más expuesta a padecer glaucoma son los mayores de 60 años, hispanos de edad avanzada, de ascendencia africana, los parientes de personas con glaucoma, miopes, diabéticos o aquellos que usan esteroides de manera prolongada.

“El glaucoma en Latinoamérica tiene tasas entre al 3% y 3,5%. En Chile eso representa bastante gente y más de la mitad de los pacientes no tienen conocimiento de la enfermedad. Habitualmente es un hallazgo dentro del examen oftalmológico. El paciente va a control, lo evaluamos, consultan porque quieren lentes  y salen un diagnostico diferente”, dijo Rodrigo Lacroix.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X