Crédito fotografía: 
EFE
Las comunas de La Serena, Coquimbo y Ovalle registran las mayores cifras de decesos por el virus en estos últimos meses. Solo en lo que va del año ya se registran 309 muertos en la zona .

Desde el inicio de la pandemia se ha informado de 606 personas fallecidas producto del virus en la Región de Coquimbo, de estas más de la mitad (309) se han producido durante los primeros meses de este año 2021.

Lo que preocupa aún más de estas cifras, es que 200 de los decesos se registraron entre marzo y lo que va del mes de abril, según la información que se puede recabar desde los balances diarios de la pandemia entregados por las autoridades regionales hasta ayer.

El mes de marzo ya sobrepasó el centenar de decesos, una cifra que quizás pasó algo desapercibida ante la preocupación por la cantidad de contagiados o el alto porcentaje de camas UCI de ese momento, pero es una estadística nada favorable si se piensa que 102 familias de nuestra región sufrieron la pérdida de un ser querido.

En lo que va del presente mes de abril las cifras no dan tregua y se podría superar nuevamente los cien muertos por Covid-19 en la zona. Con los 2 fallecidos (de La Serena y Combarbalá) del pasado lunes 26 de abril se llegó a 98 decesos. Las comunas con más altos números en el cuarto mes del año fueron la capital regional con 34, Coquimbo con 23 y Ovalle 17.

Al analizar los datos sorprende el tener en promedio 3 fallecidos por día en nuestra zona y que esto pase casi inadvertido para el común de las personas, quizás hemos normalizado como sociedad estos guarismos ante la magnitud de la pandemia.

Para la epidemióloga Paola Salas es preocupante que en poco más de tres meses del 2021 se haya igualado la tasa de mortalidad que alcanzamos por el virus en todo el año pasado.

“Es muy preocupante. Cuando uno va evaluando la evolución de una pandemia llega a un momento más crítico tanto con los números de casos, además, en el punto máximo de la crisis epidemiológica se produce el mayor deterioro de las vidas humanas. En estos meses hemos tenido el peak de crisis de la pandemia”, señala la profesional de la Universidad de La Serena.

Salas indica que es importante que las personas sepan que este nivel de mortandad en la región puede deberse a que no estamos siendo capaces de mantener a las personas sanas o que no estamos haciendo un buen diagnóstico a los sospechosos o una trazabilidad de los contactos.

“Pero principalmente los epidemiólogos pensamos que está fallando el aislamiento de la gente. Las personas positivas no se están manteniendo en sus casas y sus contactos tampoco. El evento de la muerte es una consecuencia de lo que no hicimos antes y por lo tanto este aumento habla de una etapa de un máximo de expresión de riesgo”, afirma la médico.

La epidemióloga sostiene que el entregar un reporte diario nos acostumbró a escuchar cifras que indican que mueren en promedio tres personas por día en nuestra región. “No es bueno, porque la población se maneja sobre la base de la comunicación de riesgo y esta debiese señalar parámetros diarios, pero también acumulados, como en este caso hacer una alerta cuando llevamos un número que es similar al número de fallecidos en un año entero. El problema es que nos acostumbramos y no recordamos que en los primeros meses no teníamos fallecidos”, declara Salas.

Con respecto a la pregunta si la vacunación permitirá bajar esta cifra de fallecidos, la profesional de salud indica que el efecto postvacunas se verá en unos 3 meses .

“A nivel nacional se sabe que el grupo de mayores de 70 años está disminuyendo la incidencia en las UCI, es ese el dato duro que se maneja hasta hoy. Ahora, en el resto, en los menores de 60 años, todavía no se ve un efecto postvacuna”, afirma Salas.

Agrega que es complejo determinar si las cifras de fallecidos disminuirán a la brevedad en el país y la región. “A los jóvenes no los vamos a vacunar todavía, ese es el gran problema. Lo que muestra la epidemiología es que se está enfermando gente más joven y que a la vez como no está inmunizada no sabemos cuántos de ellos se van a agravar. Es un fenómeno que está puesto en nuestro país y no sabemos por qué estos jóvenes se están enfermando gravemente. Existen hipótesis sobre las nuevas variantes que se trasmiten más que las otras y que son más letales”, señala Salas.

La profesional de la salud sostiene que en los parámetros epidemiológicos publicados no se encuentra la mortalidad, porque no es un evento que tenga que ver con la epidemia en si.

“Es el resultado de todo lo que no hicimos, es un resultado que se evalúa de cómo nos afectó el fenómeno de la pandemia. No está considerado en los procesos de análisis, como si está la ocupación de la cama UCI, que no debe estar sobre el 90 % de ocupación y que nos habla indirectamente de los muertos. Está la tasa de incidencia, que no tiene que ser de 10 casos por 100 mil habitantes. Pero la mortandad no es un indicador objetivo para el plan Paso a Paso”, finaliza Salas.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X