Crédito fotografía: 
Cedida
En Monte Patria existe preocupación porque estas aves se comen los cultivos del lugar, desde el Servicio Agrícola Ganadero dicen que la especie está protegida a nivel nacional, por lo que es importante lograr una sana convivencia.

El loro tricahue es una de las cuatro especies de loro que habitan en Chile, siendo además el de mayor tamaño del país. En la comuna de Monte Patria existe una numerosa colonia de esta ave, sin embargo, la especie se encuentra en peligro de extinción, por lo que su caza, captura y tenencia está prohibida.

Desde el Servicio Agrícola Ganadero explican que este loro, al igual que todos los animales de la zona, cumplen con un importante rol en la mantención del equilibrio de los ecosistemas naturales, por lo que es importante velar por su protección.

“Esta ave es consumidora de semillas de arbustos y árboles de su entorno y, además, las dispersa a distintos lugares. El loro moviliza, dispersa y favorece el flujo genético de la vegetación de la que se alimenta, favoreciendo adicionalmente a las otras especies de fauna que utilizan la vegetación directa o indirectamente”, explicó el director regional del SAG, Jorge Navarro.

En Monte Patria, los agricultores están en frecuente conflicto con el loro tricahue, ya que este muchas veces recurre a comerse los cultivos. No obstante, Jorge Navarro enfatiza en que esta problemática no es responsabilidad del animal, “los conflictos que se generan con la agricultura se relacionan básicamente con la inmediata convivencia del ser humano y los sistemas productivos del loro, que son fundamentales para la sociedad con las especies de fauna que históricamente han habitado estos sectores. Las fuentes de alimentación natural de los loros Tricahue han sido afectadas por la expansión de las ciudades y de las actividades productivas del hombre”, manifestó.

Obligados a convivir, es responsabilidad del ser humano hacerse cargo de evitar los conflictos con estas aves que habitaban la zona desde mucho antes (estudios señalan que hace al menos 30.000 años).

El SAG dice que son muchas las recomendaciones para enfrentar la problemática. La primera de ellas es la creación de áreas silvestres protegidas, o bien estableciendo cultivos de especies nativas, lo que proporcionaría fuente de alimento y agua a la fauna nativa.

Con respecto a la directa ejecución de los agricultores, el SAG recomienda el uso de medios disuasorios, como por ejemplo sistemas de sonido que simulen el ruido de un depredador natural, de esta manera se alejará al loro de los cultivos en donde se aplique este método, sin necesidad de dañar al animal.

De igual manera se puede fomentar la presencia de estos depredadores, mediante la instalación de perchas para el posamiento de aves rapaces, precisamente porque estas igual aportan al equilibrio del ecosistema.

Por último, el SAG dice que una recomendación económica puede ser el patrullaje en los cultivos, esta medida sería ambientalmente amigable.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Lo más visto hoy

 

Diario El Día

 

 

 

X