Crédito fotografía: 
Cedida
La DGA estudia la admisibilidad de tres denuncias contra la asociación de regantes salamanquina. En paralelo, el delegado presidencial provincial puso los antecedentes a disposición del Ministerio Público para que se indaguen eventuales delitos.

El pasado miércoles 29 de octubre, el delegado provincial de Choapa, Juan Pablo Gálvez, presentó una denuncia ante la Fiscalía de Illapel contra quienes resulten responsables del presunto robo de agua en el río Choapa. Según han advertido, se trata de más de un millón de metros cúbicos que se estarían sustrayendo de forma ilegal mediante la modificación del aforo de uno de los canales.

Según los denunciantes, el hurto involucraría una cantidad de agua que, a modo de ejemplo, representa el 15% del actual volumen regulable del embalse corrales. Los hechos estarían vinculados al canal Silvano, ubicado en el sector sur oriente de la comuna de Salamanca.

Alertas ante las que Gálvez tomó las mencionadas acciones. “La idea es poner mano dura ante estas situaciones, no podemos dejar pasar estos antecedentes, y si bien hay que investigarlos mediante Fiscalía, también pusimos los antecedentes a través de la DGA (Dirección General de Aguas) para que se investigue administrativamente lo que está pasando”, detalló el delegado presidencial provincial. 

El investigación de Fiscalía, según el artículo 459 del Código Penal, podrían terminar en penas de presidio menor en su grado mínimo para los eventuales responsables.

Leer también: Regantes denuncian robo de agua en Río Choapa en medio de grave sequía

Disposición  



Ante esta situación y luego de realizar una serie de reuniones entre sus directivos y asociados, desde la Junta de Vigilancia del Río Choapa y sus Afluentes, manifestaron su irrestricta disposición para colaborar y proporcionar todos los antecedentes que sean requeridos para esclarecer los hechos denunciados. 

“Asimismo, aclaramos que los antecedentes aportados por nuestra organización de usuarios, y que hoy son de conocimiento público, fueron debidamente informados en tres asambleas generales de usuarios, celebradas durante el último año. Este punto reviste vital importancia, pues la distribución de las aguas es una preocupación constante, tanto para nuestra organización, como para los agricultores del Valle del Choapa, quienes se han visto gravemente afectados por la situación de escasez hídrica que atraviesa nuestra región”, indicaron desde la organización de regantes salamanquina.

Acciones judiciales 



Desde la JVRCH agregaron que, en caso de que la investigación demuestre que el supuesto delito de usurpación en el Río Choapa no es efectivo, “la Junta de Vigilancia del Río Choapa y sus Afluentes se reserva su derecho para iniciar acciones judiciales en contra de quienes resulten responsables de la denuncia, por la gravedad que esta reviste y la afectación que genera a la fe pública”.

Tres denuncias



Consultado por El Día, el nuevo director regional de la DGA, Cristóbal Juliá, detalló que existen tres denuncias que involucran a la Junta de Vigilancia del Río Choapa, pero recién se encuentran en investigación de su admisibilidad.

“Son tres personas diferentes que denuncian estos hechos y dos apuntan a la distribución de las aguas y la tercera apuntaría a la gestión económica de la organización. El Código de Agua establece que cuando existe abuso de un directorio en la distribución del agua, se puede presentar denuncia a la DGA”, explicó.

Juliá comenta que incluso la senadora Adriana Muñoz ofició al organismo que dirige para que se le informe este supuesto delito.

“La verdad que esto está en fase preliminar y no se han declarado admisible las denuncias. Estamos trabajando en esto, según señalan, el tema de la distribución del agua se debería a errores en las compuertas automatizadas y las personas encargadas de su utilización no habrían informado en su debido momento al directorio y por lo tanto el canal donde se encuentra esta compuerta se vio beneficiado con más agua de la que les correspondía”, dijo.

Juliá sostiene que analizarán los antecedentes presentados y dentro de la próxima semana se abrirán los expedientes necesarios para abordar la investigación. “Sería un poco más de seis meses y en ese tiempo se produjo el despido del gerente general y al parecer él descubrió estas posibles irregularidades y por eso se habría generado el despido. Pero hay una serie de aristas y personas que están involucradas que tenemos que investigar y nuestro rol es dilucidar qué fue lo que pasó y en función de eso sancionar”, señaló el director regional de la DGA.

El meteorólogo cuenta que las denuncias por robo de agua han aumentado por la sequía y que las organizaciones de regantes están mirando con mucha preocupación estas extracciones ilegales.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X