Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
El edil de Coquimbo dijo que está trabajando en conjunto con los concejales para recuperar la ciudad desde todos los ámbitos, afirmando que la situación financiera con la que se encontró al llegar es más grave de lo que pensaba.

El alcalde de Coquimbo, Alí Manouchehri Moghadam Kasham Lobos, en un amplio diálogo con diario El Día, dejó claro que nunca coartará las funciones fiscalizadoras que los concejales tienen. También se refirió a la deuda del municipio que a fin de año podría alcanzar los 40 mil millones de pesos, mucho más grave de lo que él creía. Reconoció, además, que recopilan información para iniciar sumarios administrativos y si hay antecedentes dolosos, se pondrán a disposición del Ministerio Público.

-¿Cómo ha sido su primer mes como alcalde?

“Han sido jornadas largas, intensas. Hemos tenido que estar revisando todos los problemas económicos, desde el área administrativa, que a fin de cuentas, han sido heredados de la administración anterior y nos toca a nosotros asumirlo. Es una situación compleja, donde hemos tenido que tomar decisiones que son dolorosas para mí y para la administración, pero que al final buscan reducir la deuda del municipio y dar mantención a lo principal, que son los servicios básicos que requiere la comuna, entre ellos el retiro de residuos domiciliarios”.

-¿Hay algo que lo sorprendiera de lo que encontró al asumir?

“Nosotros cuando entramos al municipio teníamos arriba de la mesa el informe de la Contraloría, que nos indicaba un déficit financiero de más de 25 mil millones hasta diciembre del 2019. Hoy día claramente en las condiciones en que nos encontramos, muestra que estamos sobre los 32 mil millones y en lo proyectado, este año llegaríamos a los 40 mil millones de pesos. Es una situación desastrosa, es algo inédito para nuestro municipio.

-¿Qué recepción ha tenido en las gestiones que realizan en Santiago?

“A mi juicio, muy positiva. Planteamos la situación desde la perspectiva económica, pero también desde una grave crisis ética y social, que está afectando no solo a la administración, sino que a los coquimbanos e hicimos ver que el Estado tiene que hacerse parte también del problema, porque está afectando directamente a los coquimbanos y coquimbanas. Con respecto a eso, por supuesto, que golpearemos todas las puertas que sean necesarias. Pedimos también la colaboración para solicitar un leaseback; el traspaso de recursos Covid y una transferencia de la Subdere para amortizar los recursos derivados del edificio consistorial, donde hay una deuda considerable también; y condonación de las deudas que posee el municipio con los organismos del Estado. Esperamos que exista la voluntad política del Gobierno para ayudar a la comuna de Coquimbo”.

-La situación económica del municipio no la podrá superar disminuyendo la cantidad de funcionarios a honorarios, ¿cuál es la segunda parte del plan austeridad?

“Nosotros, como le comentaba, hemos reducido hasta los últimos pesos que han sido malgastados y que no tienen relación con lo que es administrar un municipio. Con respecto a eso hemos ido optimizando recursos que estaban destinados, por ejemplo, al gabinete; hay una licitación de vehículos, donde se contaba por lo menos con seis de alta gama para el equipo asesor del alcalde. Estamos en proceso de no renovación y optimización de esos recursos. Por ejemplo, analizamos las alternativas para que aparte de ahorrar recursos en esa nueva licitación, también podamos optimizar estos mismos. Por ejemplo, con un camión aljibe más o con alternativas que tengan real impacto y no como de lujos de la administración. Las horas extras fueron eliminadas en mi equipo cercano y de las planas mayores de la municipalidad. Estamos iniciando un proceso de nivelación de sueldos”.

-¿Tiene en mente algún proyecto que lleve su sello personal?

“Nosotros hoy día enfrentamos el abandono, el abandono desde el territorio, desde las agrupaciones, pero esto abarca muy fuerte al arte, a la cultura, al deporte, a las mujeres y, por supuesto, a la probidad. Hoy día, el trabajo y parte del sello que queremos implementar es tener una administración y un municipio que funcione de la mejor manera, que tenga las puertas abiertas, que permita hoy día escuchar a los vecinos, a las agrupaciones, a los clubes deportivos, a toda la comunidad y ese va a ser uno de los sellos principales que vamos a tener en nuestra gestión”.

-¿Cómo ha sido la experiencia de conducir un concejo municipal tan diverso?

“Para mí ha sido muy grato. Hoy día, trabajar con gente que viene con una gran motivación es importante, porque vamos en la misma línea de un trabajo colaborativo. Por supuesto que los requerimientos han sido amplios, la ciudadanía hoy no espera y nosotros estamos muy conscientes de eso, más allá de la grave crisis que ha tenido el municipio, pero claramente el concejo está con la motivación de hacer las cosas de la mejor manera. Por supuesto que nosotros jamás buscaremos que el concejo deje de cumplir su rol fiscalizador hacia el alcalde, pero sí les he plantado que hoy tenemos que trabajar unidos, trabajar en conjunto para sacar a Coquimbo adelante de esta grave situación”.

-¿Cómo tomó el hecho de que los colegiados le rechazaran la medida de restringir sus beneficios como la eliminación de asesores?

“Nosotros planteamos un tema financiero, yo les comenté que estábamos en una grave crisis, transparenté una situación muy compleja que estábamos viviendo y fui lo más sincero con ellos. A mí, el tema particular de los asistentes de los concejales, lo veo dentro de los números y el gasto que esto significa. Yo les planteé a ellos que podían haber alternativas, pero lo que más me interesaba a mí, era tener una reducción del presupuesto en los ítems que se daban en el concejo municipal. Algunos de ellos rechazaron esta propuesta (la mayoría) para que nosotros pudiéramos estudiarla en conjunto y en ese proceso estamos. No tengo ninguna duda de que ellos están comprometidos con el tema económico de la municipalidad y que vamos a buscar las alternativas que a ellos les permita desarrollarse de la mejor manera territorialmente y a su vez, cuidar los recursos del municipio y optimizarlos. Estamos seguros de que el compromiso de ellos con la situación financiera nos va a llevar a buen puerto para tomar las decisiones y, por supuesto, en conjunto”.

-¿No tomó como un tropiezo esta votación adversa?

“No, para nada, porque uno pone los puntos en concejo y cuando el concejo rechaza, eso da la oportunidad de sentarnos nuevamente y tener la oportunidad de escucharlos con las propuestas que se puedan ir entregando con respecto a esos temas. Lo primero, yo se los comenté a ellos mismos, nosotros vamos en una línea, pero esto no es autoritarismo y principalmente cuando hay buen diálogo, ellos están en todo su derecho de pensar distinto en algunos temas y plantear otras alternativas. El deber mío es recibirlas, analizarlas y ver si es lo correcto para el municipio”.

-¿Esperaba que algunos jefes de servicios y los cercanos a Marcelo Pereira le presentaran su renuncia, como el exjefe de gabinete, por ejemplo?

“Sí, por supuesto, es una plana de confianza. Hoy día, lo normal, cuando uno entra a un cargo público en una municipalidad, la gente que es de confianza del alcalde, por supuesto que tiene que entender que el nuevo edil viene con su grupo cercano a los lugares que ellos están ocupando”.

-En redes sociales han aparecido algunas críticas hacia su gestión, señalando que quienes hicieron más daño a la municipalidad aún siguen dentro...

“Muchas veces hay desconocimiento de lo que significa el tema legal y administrativo en una municipalidad. Nosotros dentro de los procesos de desvinculaciones que tuvimos que llevar a cabo, se han hecho por el tipo de contrato que tienen los trabajadores. Las plantas no se pueden remover, a menos de que se inicie un sumario administrativo, pero para iniciar los sumarios, tenemos que tener la información. Estos son los procesos que hoy día, después de casi un mes desde que entramos al municipio, hemos ido haciendo, recopilando información que el día de mañana será puesta a disposición del Ministerio Público en los casos pertinentes, así como para el inicio de los sumarios correspondientes”.

-Históricamente se ha hablado de una maquinaria al interior del municipio, que dificulta la gestión. Y cuando no están de acuerdo con el alcalde, le atornillan al revés. ¿Cómo enfrentará esta situación?

“Nosotros entendemos y lo vemos desde lo que hemos ido realizando desde el día uno. Considero que tenemos muy buenos funcionarios dentro del municipio. Por supuesto que muchas veces los liderazgos no han sido los correctos, pero por mi parte y lo que he logrado apreciar hasta el minuto, hay gente que ha cumplido sus labores, como el equipo técnico de Oriana Olivares, que asumió el rol de recursos humanos, haciendo un trabajo espectacular, desde las siete y media de la mañana hasta las diez de la noche. Considero que hay que ir analizando paso a paso”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X