Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El edil afirma que siempre ha mostrado claramente su apoyo al proyecto minero y por lo mismo ha recibido el respaldo de los habitantes de la comuna, que también esperan que la iniciativa permita el desarrollo de La Higuera.

El alcalde de La Higuera, Yerko Galleguillos, dice que el llamado a la votación de la COEVA por Dominga la semana pasada, lo tomó por sorpresa, ya que se encontraba haciendo uso de sus vacaciones legales fuera de la región.

El edil se muestra partidario del proyecto minero por la serie de beneficios que podría generar para su comuna, recalcando que son los organismos técnicos los que debían pronunciarse sobre la viabilidad de la iniciativa con el medioambiente.

-¿No conocía la fecha de votación de la COEVA?

“Nosotros solicitamos al Ejecutivo que apresurara el procedimiento, más allá del resultado. Estaba claro que en cualquier momento se llamaba a votación, lo que ocurrió finalmente”.

-Pero usted es cercano al Gobierno Regional, ¿le podrían haber dado algunos indicios que se iba a votar?

“La verdad es que me aburrí de preguntar. Me decían que a fin de mes, a mediados de mes. Después como no se cumplía nunca el plazo, me fui de vacaciones y justo me pilló fuera de la zona”.

-Era importante que estuviera en una votación tan relevante para su comuna...

“Pero yo ni voto. Siempre he dicho que se debe respetar la institucionalidad, dejar que las instituciones funcionen y estas no pueden funcionar con la presión de un alcalde. Hoy es Dominga y mañana van a surgir otros temas como cuando se decida dónde se va a instalar el nuevo relleno sanitario regional. Lo más probable es que estemos todos los alcaldes reclamando, pero al final tenemos que dejar que las instituciones funcionen. Los proyectos no pueden estar supeditados a quien grita más o menos. Estos proyectos se deben hacer como el legislador ha dispuesto que se haga, nos guste o no. Si no nos gusta, existe un parlamento que hace leyes y las modifica para poder corregir lo que creemos que está malo o que creemos que se necesita cambiar”.

-¿Y eso no se ha hecho en el tema medioambiental?

“Cuando el 2010 se cayó Barrancones, se habló mucho de la normativa ambiental, de la participación de los municipios que tenía que ser más representativa. Pasaron los años y los municipios siguen fuera de la COEVA. Se habló que los científicos tenían que tomar un papel más preponderante en la evaluación de los proyectos, todavía nadie hace una ley para que sean integrados en el proceso de evaluación. Aparecen los diputados, en las puertas de una elección, reclamando contra el proyecto, pero son ellos los que podrían haber modificado todo lo que hoy reclaman. Ya es tarde para reclamar, las cosas las tienen que hacer cuando corresponde. Si el diputado Daniel Núñez o Gabriel Boric, que anda en Punta de Choros (ayer), quieren defender el lugar, sabían desde el año 2010 que en La Higuera se iba a instalar un puerto si es que se aprobaba la iniciativa. Tuvieron hartos años para modificar eso y nadie hizo nada. El año 2017 cuando se termina el Plano Regulador Interregional (PRI), al intendente Claudio Ibáñez le tocó firmar la resolución del nuevo instrumento y en este dice que en La Higuera puede haber tres puertos, Totoralillo Norte, Chungungo y Barrancones. Es decir, el 2017 todo el mundo sabía que se podían instalar estos tres puertos porque el PRI lo permite. Pasaron cinco años y ahora aparecen y dicen que esto no puede ser. Modifiquen antes la ley entonces”.

-¿Qué le pareció la votación del delegado presidencial, Pablo Herman?

“Creo que votó más por la pasión o el corazón que por la razón. Él está obligado a respetar la institucionalidad. No digo que no me haya gustado su votación, pero dice que no vamos a aguantar un tercer puerto. ¿Y si viene alguien y te pone un estudio de impacto ambiental y lo somete a evaluación? Y la institucionalidad dice que se puede un tercer puerto, ¿cómo se lo vas a bajar?, ¿Con qué argumento legal? Todos esos personajes que aparecen a defender La Higuera, ¿qué hicieron por modificar la evaluación ambiental? Ahora cuestionan una votación legítima para robar cámara. No es que yo quiera un tercer puerto en la comuna, pero legalmente se puede”.

-¿Cree que es necesario unir los dos puertos de CAP y Dominga?

“Si existe posibilidad que las empresas aúnen criterios y se junten y propongan una terminal portuaria, sería espectacular. Lo que sí, creo es que La Higuera tiene una tremenda oportunidad con el corredor Bioceánico que también necesita puerto y las condiciones geográficas están dadas en la zona, porque por ejemplo el puerto de Coquimbo tiene capacidad de 3 mil toneladas al año y Dominga va a producir 12 mil al año, CMP entre todos también 12 mil año. Además del caos vial que generaría el salir por Coquimbo”.

-¿Qué piensa de lo que plantean algunos expertos, que pese a todas las medidas preventivas que se tomen, igual existiría un grado de contaminación y afectaría la rica biodiversidad del lugar?

“Obvio que si habrá impacto, todo proyecto lo genera de una u otra forma. Toda actividad productiva genera impacto al medioambiente. La actividad que realizan los pescadores en Punta de Choros con su tour náutico de avistamiento de delfines, genera impacto. Ellos usan motores de dos tiempos que botan hidrocarburo al mar y las manchas se ven en el mar, y claro es menos impacto, pero igual contamina”.

-¿Usted apoya la iniciativa por el desarrollo que entregaría a la comuna?

“Es una oportunidad laboral y de desarrollo para algunas personas. Todos los años Sercotec, Fosis o Corfo generan ofertas programáticas para emprendores y en La Higuera (pueblo) no va nadie. Claro, en Punta de Choros es distinto, una reserva que atrae a 100 mil personas y con un atractivo natural propio, pero el resto de los lugares no los visita nadie. Ellos también necesitan una oportunidad y obviamente no sacas nada con poner un negocio en el pueblo si vas a terminar vendiendo las cosas entre los mismos 1.500 vecinos que vivimos allí. La Higuera necesita contar con el mismo público flotante que tiene Punta de Choros y el borde costero, para que los vecinos tengan la oportunidad de vender sus productos, ya sea restaurantes o artesanía. Por eso la gente está tan esperanzada en este proyecto, porque lo que ven es que pueden trabajar en la empresa, con un contratista o generar un emprendimiento que le entregue servicios a las personas que trabajen para la minera”.

-¿Cómo espera lograr usted como alcalde la unidad de su comuna, que está tan dividida ante este proyecto?

“Es muy difícil lograr eso. Existen muchas personas muy apasionadas con el tema, que se llegan a insultar. A mí me insultan por las redes sociales, si bien ya estoy curtido con 13 años en la política, pero es difícil y la gente se apasiona y es muy difícil hacerlos entrar en razón. Siempre hago el llamado a la calma y el respeto a la postura del otro. Además, ninguna de ellas va a definir si el proyecto se hace o no, eso lo decide un ente técnico. Mi postura personal es apoyarlo, si bien no tengo la información completa de cómo va a operar el proyecto, conozco algunas realidades similares que me dan una idea. Pero al final ni el alcalde ni los vecinos pueden decidir si se hace Dominga o no”.

-¿Se podría discutir a través de un plebiscito comunal el futuro del proyecto, como está solicitando el diputado Félix González?

“Es un tremendo bluff, le digo a ese diputado que el plebiscito ya se hizo y segundo que se vaya a hacer campaña a su distrito. Realice su pega y no ande revolviéndola con algo que es inválido. Más allá de que la consulta se lleve a cabo o no, este diputado por qué no propuso esto cuatro años atrás, antes que el proyecto se evaluara”.

-¿Pero ya existiría un precedente de un plebiscito similar en San Pedro de La Paz?

“Ya, pero los opositores como Océana y los demás ambientalistas ¿se van a quedar tranquilos si el resultado es a favor? Si hacen un plebiscito va a ganar el apruebo por Dominga, ya hicimos una consulta ciudadana el 2019 y ganó con un 56 %, los que estaban a favor de los proyectos mineros en la zona”.

-¿Cree por ejemplo que la votación que recibió Marco Antonio Sulantay en su comuna demuestra que la gente estaba a su favor, ya que él apoyaba el proyecto Dominga a diferencia de Krist Naranjo?

“Fue en la única comuna en que ganó Sulantay. Yo que he dicho públicamente que estoy a favor del proyecto he ganado mis tres últimas elecciones. Cuando se cayó Barrancones, ese mismo día con los pescadores de Caleta Hornos hicimos una protesta en contra de la decisión que se había tomado. Con la gente de Chungungo estuve en una cena de despedida que hizo Suez Energy en su plaza, la gente lloraba porque Barrancones se iba y no digan que es mentira porque yo estaba ese día como concejal. Son los mismos que hoy están contra Dominga. Yo he ganado mi tercera elección, sabiendo todo el mundo que creo que Dominga es una excelente oportunidad para La Higuera, esa es una respuesta clara de la gente”.

-¿Considera que el proyecto cuenta con todo lo necesario para su aprobación?

“No lo digo yo, lo dice la Comisión de Evaluación Ambiental. Lo dijo el Tribunal Ambiental, recordemos que Dominga estaba rechazada porque la COEVA anterior y el Tribunal dijeron que la votación no se había ajustado a derecho. Ellos tenían que argumentar su voto, pero no tenían sustento. Como ejemplo el caso de (Claudio) Ibáñez que votó contra Dominga, pero firmó el PRI que establece tres zonas portuarias en La Higuera. Dos de ellas mucho más cerca de la Reserva Pingüino de Humboldt que Dominga, que son Chungungo y Barrancones”.

-¿Cuáles serán sus próximos pasos como municipio ante este proyecto?

“El municipio no tiene que hacer nada. Lo único que tiene que esperar es que la empresa presente los permisos de edificación para construir lo que tiene que construir. Cuando estén listos para funcionar, viene la patente comercial que es lo único que nos compete”.

-¿Pero exigirá que se cumplan con todas las promesas de uso de mano de obra local?

“No es facultad del municipio fiscalizar eso. Son compromisos que están establecidos en la RCA y por esos vamos a luchar para que se cumplan. Vamos a fortalecer el Departamento Medioambiental del municipio, que hoy no cuenta con gran personal, pero la llegada de proyectos como Dominga claramente tenemos que fortalecerlo, lo mismo con el Departamento de Obras Municipales. Lo que va a pasar en La Higuera es tan grande que estos dos departamentos deberán contar con un equipo técnico consolidado, para poder solventar la carga de trabajo que vamos a tener. Existen algunos compromisos de la empresa como contar con agua de la desalinizadora, energía fotovoltaica y hacer valer el Convenio Marco que la compañía firmó con las comunidades sociales de La Higuera, no con el municipio. Además, la empresa se compromete a compartir sus utilidades con las comunidades”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X