Crédito fotografía: 
Cedida
Desde la Junta de Vigilancia del Río Illapel afirman que la situación es crítica y que las autoridades no han sabido prever el problema. Agregan que lamentablemente si la situación sigue no solo serán los regantes los afectados, sino toda la comuna.

Hasta el 10 de mayo se espera que el embalse el Bato tenga agua sobre el nivel muerto, que corresponde al nivel más bajo de una posible descarga de agua de la presa.

 Con esta situación no solo perjudicará a los integrantes de la Junta de Vigilancia del Río Illapel o de los agricultores, sino también a la comuna de Illapel que corre el riesgo de quedarse sin agua en las próximas semanas. 

Este escenario se vuelve más complejo al no existir algún tipo de esperanzas de que caiga algo de agua en las próximas semanas, que permita paliar en algo la escasez del recurso hídrico.

El embalse El Bato tiene una capacidad total de 25 millones de metros cúbicos y en la actualidad solo contiene 124 mil metros cúbicos. Es decir, se encuentra a solo un 0,5 % de su capacidad.

La presidenta de la Junta de Vigilancia del Río Illapel, Marcela Jeneral, manifiesta que en la actualidad la presa, ubicada en el sector precordillerano de la capital provincial de Choapa, está a 50 centímetros de ocupar sus aguas muertas.

“Está muy complicado, no sabemos qué cosa va a pasar. Como Junta de Vigilancia no podemos tomar tantas medidas porque los pocos recursos que teníamos los hemos gastado en emergencias y del Gobierno no hemos recibido ninguna ayuda”, manifiesta la representante de los regantes.

Jeneral afirma que desde hace 4 años que venían planteando el tema, pero no han tenido el apoyo suficiente para realizar inversiones para haber evitado este escenario.

“Nos llevamos en puros discursos y hoy no tenemos más tiempo. Nosotros estamos entregando un 7,5% de la prorrata a los regantes. Nuestra agricultura está muriendo cada día”, manifiesta la agricultora.

La dirigente de la JJ.VV. Río Illapel señala que afortunadamente están en un cierre de temporada y si bien varios agricultores vieron dañados sus cultivos, sostiene que esto pudo ser peor. “Pero ahora en el mes de septiembre cómo vamos a empezar esa temporada agrícola si hoy estamos llegando al nivel muerto y si no tenemos recuperación durante el invierno sería catastrófico”, afirma.

Jeneral sostiene que existe un convenio para entregar el recurso a Aguas del Valle par que abastezcan a la comuna.

“Si nosotros llegamos a nivel muerto no vamos a tener agua para nadie, ni para la sanitaria y agricultores. Según la D.O.H. estaríamos hasta el 10 de mayo con aguas útiles, quizás si se produce un milagro y se generan nuevas lluvias podríamos abastecer a nuestras agricultores y principalmente para el consumo humano”, dice la presidenta de la JJ.VV. del Río Illapel.

Jeneral señala que está agotada de las reuniones con las autoridades que no llegan a nada. “Seguimos haciendo análisis pero no existe ningún aporte real y las autoridades no se han hecho cargo del problema de fondo. Si venimos hablando del cambio climático hace muchos años atrás, pero ya está acá. Seguimos haciendo análisis, nos mandan un delegado presidencial para la sequía pero lo que se necesita son inversiones”, finaliza la presidenta de la Junta Vigilancia del Río Illapel.

Al respecto, el gobernador de Choapa, Juan Pablo Gálvez, realizó un fuerte llamado a la comunidad a crear conciencia, a no desperdiciar el recurso y bajar el consumo de este, tanto a nivel humano como agrícola.

“Acá hay un punto de inflexión, hoy día Aguas del Valle por obligación tiene que cumplir con el abastecimiento de agua potable para toda la población, se están buscando varias alternativas, hay un convenio con la Junta de Vigilancia del río Illapel, otra con la Junta de Vigilancia del río Choapa. Se están haciendo trabajos adicionales para que en casos de emergencia se puedan extraer aguas de pozos constituidos por Aguas del Valle y esas alternativas nos dan seguridad, sobre todo para Illapel, esperamos que no llegue a pasar. Pero sin duda debemos trabajar para que cada una de esas alternativas sea viable para poder dar seguridad al sector urbano de Illapel”, sostiene Gálvez.

El temor de no contar con agua para consumo humano es algo que esperan no vivir en el corto plazo los illapelinos.

El alcalde de la comuna, Denis Cortés, manifiesta que están confiados en los convenios que ha firmado la sanitaria para asegurar el abastecimiento de la comuna. “Lo que sí debería hacerse es un estudio para conocer con cuánta agua subterránea contamos y cómo podemos abastecer las napas. Las universidades han realizado estudios y recomiendan qué hacer, pero ahí están. No existe un plan hídrico de solución a futuro”, manifiesta el edil.

Cortés señala que deben ponerse de acuerdo sobre cuál es la mejor medida para enfrentar la escasez hídrica.

“Algunos dicen que el embalse Canelillo otros que la solución son los estanques acumuladores en la cordillera para alimentar la cuenca, cada uno dispara para cualquier lado”, afirma el alcalde illapelino.

La autoridad comunal coincide en que esto debería haberse previsto. “Existe un Plan Hídrico desde el 2015 al menos, se señalaba que debíamos contar con una planta desaladora para Choapa, pero cambia el gobierno de turno y no se respetan los acuerdos que se habían tomado, esto nos hace mucho daño”, finalizó Cortés.

Leer también: Río Elqui registra su caudal más bajo para la temporada de marzo

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X