Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El postulante del Partido Republicano a la Presidencia reconoce que la carrera está cuesta arriba, pero cree tener más opciones que en la elección anterior y espera pasar a segunda vuelta. Además, se mostró crítico con la Convención Constitucional y contrario a liberar los presos de la revuelta.

El candidato presidencial del Partido Republicano, José Antonio Kast Rist, en entrevista con diario El Día, reconoció que la campaña está “cuesta arriba”, pero afirma que ve cada vez más cerca la posibilidad de ser Presidente. Además, fue crítico con la Convención Constitucional, indicando que no han avanzado y que se cruzaban con temas que no les corresponde.

También descartó convertirse en un eterno candidato, precisando que si esta vez le va mal, no volverá a postularse.



-¿Qué diferencias tiene el candidato presidencial de hoy con el que se presentó en la elección pasada?

“Estoy más maduro, tengo el apoyo del partido político que ya está constituido (Partido Republicano) a nivel nacional, que es lo relevante y también tenemos la colaboración de un centro de estudios, que se denomina ‘Ideas Republicanas’ y que ha trabajado en el último año en un plan de gobierno, que lo vamos a presentar el 15 de agosto en el libro ‘La Ruta Republicana’ y a partir de ahí vamos a construir lo que es el programa de gobierno que inscribiríamos en el Servel (Servicio Electoral) junto con mi candidatura. Por lo tanto, estamos en mucho mejor pie. También tengo un grado de conocimiento más alto en la ciudadanía. Si las encuestas hace cuatro años decían que yo podía obtener entre un 2% o un 3% y obtuvimos un 8%, en este caso las encuestas ya nos sitúan en el 8% o el 12% dependiendo de la encuesta, por lo tanto, el piso del punto de partida es muy superior a cuatro años atrás”.



-¿Ve posibilidades reales de ser presidente en esta oportunidad?

“Vemos cada vez más cerca la posibilidad de ser Presidente. Aún las encuestas no lo muestran y nosotros estamos claros que todavía el camino está cuesta arriba, pero en política tres meses es mucho tiempo y hemos visto sorpresas impresionantes en política. Por ahora hay candidato en la izquierda como en la centro derecha y en la exConcertación todavía no hay claridad de quien va a ser el o la representante. En la Lista del Pueblo están levantando una carta y pueden sumarse uno o dos candidatos más a la cartilla presidencial y eso abre una posibilidad mayor de que nosotros podamos ganar la primera vuelta y pasar a la segunda aún se ve lejos, pero en política todo puede pasar y en tres meses pueden haber muchos cambios”.



-¿No teme convertirse en un Lavín o un Marco Enríquez-Ominami, que son eternos candidatos?

“No, yo presenté una primera candidatura, salió mejor evaluada o con mejores resultados que lo que pronosticaban las encuestas, los analistas políticos. Estoy seguro y convencido de que hoy día vamos a tener una mucho mejor presentación y resultado, vamos a estar en la disputa para pasar a la segunda vuelta, por lo tanto, esta sería mi segunda ocasión. Claramente, si sacara una votación muy baja, no me volvería a presentar, a diferencia de lo que hizo Enríquez-Ominami que se lanzó a una tercera y bajó aún más. Yo en eso soy muy realista, muy racional en las decisiones y aplico el sentido común. Si uno va a una candidatura una vez y a la próxima baja, no tiene sentido presentarse a una tercera”.



-¿Cómo aprecia que algunos parlamentarios de Renovación Nacional hayan manifestado el apoyo a su candidatura?

“Yo lo agradezco y veo que el candidato de Chile Vamos les ha dado libertad de acción al decir que le da lo mismo a quien apoyen y espero que eso se pueda ir concretando de alguna manera razonable en el tiempo. Todavía no estamos en campaña, por lo tanto, no hay manifestaciones públicas, pero si eso se llega a dar más adelante, yo encantado de recibir el apoyo de todas las personas que crean que esta es una presentación presidencial, una carta presidencial que cumple con los objetivos para recuperar la paz, el orden y volver a establecer las bases para que Chile pueda volver a crecer y a recuperar esa senda que perdimos hace un par de años”.



-Sebastián Sichel dijo que le daba lo mismo que militantes y parlamentarios RN lo apoyen a usted. ¿Cómo analiza esa respuesta? Porque algunos lo vieron como un acto agresivo y de menosprecio a su candidatura.

“Como dice el dicho ‘cada uno es esclavo de sus palabras y dueño de su silencio’. Él tendrá que evaluar y tendrá sus motivos para expresarse así. Yo al menos, no miro en menos a ninguna candidatura, creo que todas son personas que de una u otra manera quieren hacer algo por Chile, unos muy equivocados, como Boric (Gabriel) y las personas de izquierda. No veo a Sebastián (Sichel) como alguien con quien estemos en polos opuestos. Veo que hay adversarios claros en la izquierda y lo invito siempre a mirar con esperanza su futuro y ver que hay que encontrar los puntos en común, con las diferencias obvias que existen en las candidaturas, pero que el adversario está al frente”.



-¿Si ganara la izquierda se iría del país?

“No, jamás, soy de esas personas que aman su Patria y seguiría aquí dando la lucha democrática y espero que cualquiera que salga siempre tenga por delante los intereses superiores de la Nación y eso siempre sea llevado en la línea democrática, que no se produzcan situaciones como las que han vivido países como Venezuela, Nicaragua, donde las personas llegan por la vía democrática y después se convierten en dictadores”.



-¿Qué le conviene más a usted, que se deje en libertad de acción o un pacto con los partidos de derecha?

“Nosotros entendimos el mensaje del candidato presidencial de Chile Vamos, que señaló que no quería pactos con los Republicanos y en base a eso estamos trabajando en nuestras listas parlamentarias, buscando acuerdos con partidos regionales. Eso nos permitiría llevar candidatos militantes e independientes a lo largo de todo Chile, que es lo que pretendemos hacer”.



-¿Qué visión tiene de la Convención Constitucional?

“Muy mala, así como van no creo que lleguen a buen destino. Llevan un poco más de un mes sesionando, no han evaluado ningún artículo que diga relación con la Constitución. Se han dedicado a establecer más cargos, se han dedicado a aumentar el gasto, porque se aumentaron las asignaciones para los asesores y se han pronunciado respecto de temas que no les corresponde, como es la liberación de personas que han atentado contra el estado de derecho, destruyendo bienes públicos, privados, atentando contra las personas; que no les corresponde y tenemos que ir dejando sentado acá cada una de las irregularidades que están ocurriendo para que, en algún minuto, la autoridad que corresponda, serán los tribunales de justicia, la Contraloría, el Parlamento, los que tomen alguna acción para encausar lo que es el centro de la Comisión Constituyente y que se ciñan a lo que es su mandato”.



-¿Qué puede decir de la amnistía que se busca para los presos de la revuelta?

“Creo que es un grave error que ha cometido Yasna Provoste y otros senadores más, porque ellos están interfiriendo en el cuerpo normal de otros poderes del Estado. Aquí, el Ministerio Público ha presentado querellas contra personas que han cometido delitos. Los tribunales, a algunos los tienen en prisión preventiva y a otros condenados, pero están funcionando las institucionalidades, así como no funciona en casos de terrorismo, aquí ha funcionado y esta ley que presenta Yasna Provoste, podría dejar en libertad a más de 40 mil delincuentes, según lo que ha dicho el Ministerio Público. Es una muy mala señal para el país”.



-¿Y usted indultaría a otros presos, como los de Punta Peuco?

“El indulto es una facultad presidencial que yo sí ejercería en algunos casos. Sobre todo en aquellos casos de enfermos terminales. Hay personas que llevan más de 30 años cumpliendo condena. A nivel internacional todos los delitos tienen un límite, pero principalmente los indultos irían a aquellas personas que están con enfermedades terminales y en este período presidencial ya han muerto más de 20 internos de Punta Peuco, porque el Presidente (Sebastián Piñera) no ha cumplido con su palabra, de que una persona que está en etapa terminal debe tener la posibilidad de morir en su entorno familiar”.



-A propósito de la visita que realizó al capitán de carabineros, Hugo Navarro, ¿cree que la institución no ha violado los derechos humanos en los últimos años ni cometido excesos?

“La institución no ha violado los derechos humanos y lo que hemos señalado es que cuando hay casos puntuales debe ser la justicia la que tiene que resolver, pero tiene que actuar con imparcialidad. Aquí lo que hemos visto es que hay fiscales y jueces parciales, que actúan desde su ideología de izquierda y persiguen a funcionarios que han cumplido con su deber. Lo que ocurre en el caso del capitán Navarro, es que él acude a la Comisaría de Ovalle, estaba con licencia, se acerca, se encuentra con manifestantes, detiene a uno, dispara su arma de servicio, ahí le causa una herida al manifestante, lo ingresa a la unidad, da cuenta a la fiscal de lo que ha ocurrido. La fiscal toma nota, pero después desconoce lo que ahí ocurrió, que es un procedimiento policial. La persona no estuvo con riesgo vital, no se hacen los planos planimétricos que corresponden, no se hacen las pericias que corresponden, no se toman en cuenta las imágenes del ataque a la comisaría. Por lo tanto, se han vulnerado los derechos del capitán Navarro y de su familia. Él estuvo un año y medio recluido en una unidad policial sin poder salir ni siquiera al patio. Eso es inhumano, claramente no es lo que la justicia debiera hacer. Si se está investigando, él podía estar perfectamente en arresto domiciliario, porque a diferencia de lo que ocurre con el narcotraficante en el sur, que le dan la libertad (Jorge Huanchullán, werkén de Temucuicui, detenido por narcotráfico) y le dijeron preséntese en una semana y ahí todos los que acusan a Carabineros no dicen nada, entonces, está desbalanceado el tema y para mí, sigue siendo una gran institución Carabineros de Chile”.

La centralización del país 

-Uno de los grandes problemas de nuestro país es la centralización, ¿qué propone en su programa sobre esta materia?

“No solo hay una centralización del país hacia Santiago, sino que también hay una centralización regional. Para lograr una real descentralización es que haya proyectos país, por ejemplo, aquí en la Región de Coquimbo había todo un plan estratégico a largo plazo, que incluía el Paso Agua Negra, la descontaminación de la Bahía de Coquimbo, el tranvía Coquimbo-La Serena, la doble vía a Vicuña, una serie de mejoramientos importantes para la zona que cada vez que cambia la autoridad política pierden prioridad. Entonces, lo primero que uno debe hacer es fijar prioridades país y que eso permita que en cada región se desarrollen proyectos emblemáticos que ayuden al desarrollo local. El Paso Agua Negra yo sé que es una inversión gigantesca, pero es una visión de futuro tener un nuevo corredor bioceánico”. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X