Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
El contagio y los síntomas que provoca el virus SARS CoV2 son solo el inicio de un largo proceso de recuperación. Estudios han demostrado que provoca diversas secuelas, incluso después de cinco meses de haber padecido la enfermedad.

A más de un año de la llegada de la pandemia, el coronavirus sigue siendo un modelo de estudio para especialistas en la materia. Sus variaciones y reacciones en personas contagiadas, han permitido desarrollar diversos informes científicos para conocer el comportamiento de la infección y así determinar cómo bajar la carga viral.

En este largo camino, las secuelas aparecen como objeto de análisis, las cuales no solo se presentan una vez que el paciente se recupera de Covid-19, sino que se desarrollan varios meses después de haber padecido la enfermedad.

En este sentido, las afecciones que se han sometido a estudio en personas que superaron un cuadro grave del virus, son variadas. Entre ellas, destaca la debilidad muscular, falta de aire, depresión, trastornos cognitivos y caída de cabello.

 

Estudios nacionales

Según una investigación realizada en la Universidad de Concepción (UdeC), a las consecuencias ya mencionadas se suma  la pérdida de memoria, disminución eréctil, afecciones pulmonares, musculoesqueléticas, metabólicas y trastornos de sueño.

El estudio liderado por la doctora Estefanía Nova y el doctor Gonzalo Labarca, académicos del departamento de Bioquímica Clínica e Inmunología de la Facultad de Farmacia, -según menciona Diario Concepción-,  involucró a 60 personas categorizadas de acuerdo a la severidad que presentaron: leve, moderado y severo, que fueron evaluados entre tres y seis meses post infección.

En la Universidad de Chile, Cecilia Luengo, intensivista del Hospital Clínico, cuenta a LUN, que los síntomas más frecuentes son la fatiga; pacientes que se agotan fácilmente y tienen mucha debilidad muscular. Esta realidad, llega a un 60% de los casos en el recinto de salud.

En tanto, en la región, el doctor Fernando Carvajal, epidemiólogo y secretario regional del Colegio Médico, señala que aún no hay un registro oficial de cuántas personas han tenido este tipo de secuelas, pero en la experiencia local, “se muestra la debilidad muscular, problemas respiratorios y la caída de pelo”.

Respecto a pacientes que han permanecido en Unidades de Cuidados Intensivos, “también hay secuelas neurológicas”, sostiene el especialista.

 

Afecciones pulmonares

En el plano internacional, en Italia se investigó a 143 pacientes graves que fueron dados de alta, resultados que determinaron que el 87,4% tenía alguna de estas secuelas, mientras que el 55,2% padecía de tres a más síntomas.

Por otro lado, Luengo comenta que las investigaciones realizadas por kinesiólogos de la Universidad  de Chile, concluyeron que cerca de 60% de pacientes UCI terminaron con fibrosis pulmonar. “Quedaron con cicatrices irreversibles y que en muchos casos significa que el paciente deberá requerir de oxígeno de manera permanente”, precisó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X