Crédito fotografía: 
Cedida
Hace tres meses, Sofía fue diagnosticada con una enfermedad muy grave a la sangre y su única opción de sobrevivir es con un trasplante de células madre sanguíneas. Ninguno de sus hermanos es compatible, por lo que continúa buscando un donante no emparentado que pueda darle una segunda oportunidad de vida.

Sofía es una niña antofagastina de cinco años, que le encanta saltar,  jugar con sus muñecas y a ser doctora. En junio de este año comenzó a presentar algunos problemas de salud que alertaron a sus papás. Tenía constantes dolores de cabeza, vómitos y mucho cansancio sin razón aparente.

Tras varios exámenes en el Hospital Regional de Antofagasta, el diagnóstico fue claro: Sofía tiene un tipo de aplasia medular, una enfermedad grave a la sangre que la hace más susceptible a infecciones. El único tratamiento que podrá hacer que se recupere es someterse a un trasplante de células madre sanguíneas con una persona compatible.

Normalmente, 1 de cada 4 casos es compatible genéticamente con uno de sus hermanos directos. Lamentablemente en su caso ninguno de los dos resultó ser compatible con ella, por lo que comenzaron la búsqueda de un potencial donante con la ayuda de la fundación DKMS. 

“Fue muy difícil escuchar el diagnóstico, porque nunca se espera recibir una noticia así. El trasplante es la única forma de salvar su vida. Lo que más deseamos es poder encontrar a su donante compatible y que Sofi pueda estar bien”, comenta Natalia Ibaceta, su mamá. 

Actualmente se encuentra estable de salud y con transfusiones de sangre periódicas para mantener sus niveles de plaquetas y glóbulos rojos estables. 

¿Cómo ayudar? 

DKMS es una Fundación internacional sin fines de lucro cuya misión es dar una segunda oportunidad de vida a pacientes con cáncer de sangre, cuando su única posibilidad de sobrevivir es un trasplante de células madre sanguíneas. La organización cumple esta labor a través de su registro de potenciales donantes, que está a disposición de hospitales y clínicas que realizan este procedimiento en 57 países del mundo.

“Por azar genético, es posible encontrar a personas no emparentadas que comparten características de compatibilidad o, como nosotros los llamamos, “gemelos genéticos”. Mientras más personas estén registradas en DKMS, la probabilidad de encontrar a un donante compatible con un paciente aumenta. Cada persona es una nueva posibilidad”, explicó Ignacia Pattillo, directora ejecutiva de DKMS Chile. 

Quienes quieran registrarse deben tener entre 18 y 55 años, vivir en Chile y tener buena salud. Si se cumple con los requisitos, deben ingresar www.dkms.cl y seguir los pasos indicados. 

Una vez registrados, la fundación les avisará si llegan a ser compatibles con Sofía o cualquier otra persona que, al igual que ella, necesite un trasplante de este tipo en algún momento.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X