Crédito fotografía: 
EFE
El análisis de datos realizado en Estados Unidos demostró que los inoculados tenían menos probabilidades de mostrar signos de depresión, ya sea leve o grave, que aquellos que no se habían vacunado.

Una nueva investigación reveló que las vacunas para combatir el coronavirus tendrían otros beneficios para las personas. El estudio, reveló que luego de la primera dosis, algunos experimentaron mejoras significativas en su salud mental.

El análisis de datos demostró que los inoculados tenían menos probabilidades de mostrar signos de depresión, ya sea leve o grave, que aquellos que no se habían vacunado, incluyendo también en el estudio a quienes tenían la intención de hacerlo, pero aún no han podido.

Publicada en la revista especializada PLoS One, la investigación realizada en Estados Unidos, se basó en los datos de salud mental de dicho país, los cuales arrojaron un alto porcentaje de adultos con problemas asociados a depresión, ansiedad o estrés durante el primer año de pandemia.

“Como era el caso antes de la pandemia, los adultos con mala salud general (que puede reflejar tanto la salud física como la mental) continúan reportando tasas más altas de ansiedad y/o depresión que los adultos con buena salud general”, sostuvo un informe recogido por el portal Huffpost.

 

Beneficios adicionales de la vacuna

No sólo te protegen de padecer los graves efectos del coronavirus, sino que también las vacunas ayudan en los aspectos de salud mental, aunque los investigadores apuntan a que esto se debe a diversos factores.

“Las personas que están vacunadas pueden estar menos preocupadas por infectarse. Podrían ser más activos socialmente o probar nuevas oportunidades laborales (…) Las personas que fueron vacunadas entre diciembre de 2020 y marzo de 2021 informaron una disminución en los niveles de angustia mental en las encuestas realizadas después de recibir la primera dosis”, sostiene un extracto del estudio.

No obstante, los autores son enfáticos en aclarar que la vacuna no proporcionará la ayuda en salud mental que cientos de personas necesitan alrededor del mundo, sino más bien se trata de entender los efectos a corto plazo de la vacuna.

“El efecto general de la vacunación en la salud mental podría ser mayor de lo que el estudio pudo capturar, ya que también podría extenderse a las personas no vacunadas. Las personas que no están vacunadas aún pueden sentir menos miedo y preocupación por la enfermedad o la muerte de sus seres queridos y pueden beneficiarse de las oportunidades sociales y económicas que brinda la vacunación generalizada“, agrega la publicación.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X