• El músico quiere seguir desarrollando peñas en el centro de La Serena.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
El músico, en conversación con El Día Radio, señaló que hoy es más difícil generar espacios para las raíces musicales de Chile, pero de todas maneras dará la pelea.

Con guitarra en mano y su entusiasmo habitual. Es lo que sucede con el destacado folclorista regional Juan Cañeña, que pese al paso de los años, sigue participando de peñas  y otras actividades afines.

Desde fines de los ‘60 que el músico ha sido un verdadero mentor de los sonidos tradicionales, y en forma paulatina, también ha incorporado los más diversos estilos de la cultura popular.

Al respecto,  y aunque reconoce que seguir cultivando el folclore no es algo fácil en estos tiempos, dará la pelea.

Para comentar sobre su trabajo actual, visitó los estudios de “Agenda del Día” de El Día Radio y aseguró que hay varias instancias que se están desarrollando, las que lidera hace 46 años.

“Son muchos años en los que he estado en contacto con diario El Día. De hecho tengo un recorte del año 1972, cuando estábamos en el grupo “Los Tucumanos”, donde interpretábamos samba argentina y veníamos de un nacional que se desarrolló en esa oportunidad en Calama. Desde ese entonces, don Antonio Puga me respaldó y me señaló que las puertas estaban abiertas para el folclore”, consignó.

A juicio de Cañeña, lo más complicado  en estos tiempos es seguir llevando la música a espacios que sean cercanos a la comunidad. “La idea es poder ir a lugares que sean acogedores, que tengan un grato ambiente. Siempre es bueno que esté la cueca, el vals o la guaracha”, acotó.

Rememorando, hay espacios como el “Alero del Cantor”, que tenía lugar en la población Covico de Coquimbo. “La familia González lo tomó y más allá de las precariedades, el principal contenido estaba en el corazón de ese lugar. Y eso es lo que he tratado de mantener”.

 “Lo interesante es recalcar que no es necesario que sea septiembre para bailar cueca.  Se puede todo el año”, Juan Cañeña, folclorista

En efecto, en este fin de semana se desarrolló una gran peña folclórica bailable, en un sitio que a juicio de Cañeña reúne características que son adecuadas para la puesta en marcha de ese tipo de instancias.  “Estoy trabajando ahí desde el año pasado y lucho por su permanencia. Porque la idea es que La Serena tenga un espacio permanente. Y en ese contexto es que estamos laburando con el Porto Ron, que se ubica en Prat 572, entre Balmaceda y O’Higgins. Es un lugar que es cálido, amplio, y ya hemos desarrollado cerca de siete peñas, donde hay un conjunto que participa en forma estable, como son Los Huasos de Elqui. Lo interesante es recalcar que para bailar cueca, no es necesario que sea septiembre. Esto se puede hacer en todas las épocas del año”, aseguró Cañeña.

En la peña desarrollada ayer, también le acompañó el destacado arpista regional Osciel Ortiz, que recordemos hace pocos meses realizó un viaje a Paraguay, donde adquirió una nueva arpa, en el país donde este instrumento se desarrolla con una alta perfección.

“Lo importante es que cuando la gente llega a estas actividades, lo hacen con mucho entusiasmo. Y cuando se van, lo hacen con mucha mayor alegría. Nuestro propósito es que estén desde los nietos hasta la abuelita. Que sea un espacio para todos”, concluyó Cañeña. 3802i

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X